The Bling Ring

16 Jun

Image

Este viernes fui al estreno de The Bling Ring, que es la última película de Sofía Coppola.  Fui enseguida, porque esta señora me ha dado bastantes alegrías en el cine. De actriz, bordó a la niña pavísima que le tocó interpretar en The Godfather III, sobre todo en la escena aquella de los gnocci con Andy García. Esa es una película que a casi nadie le gusta, pero que si haces lo posible por olvidarte de las dos anteriores, no está nada mal, y lo mejor es que la historia que parecía tan truculenta resultó casi toda de verdad. Aquí está la escena doblada en ruso, para que se vea que no somos los únicos que perpetramos doblajes:

http://www.youtube.com/watch?v=so6XjbyKLxs

Y de directora, desde la primera película me hice fan. The Virgin Suicides, con la banda sonora de Air, Playground Love, (amor de los columpios, tienen bonito hasta el título):

http://www.youtube.com/watch?v=nzMFij0JTDE

y Kristen Dunst, la que afortunadamente nunca quiso arreglarse los dientes.

Image

Me tocó la fibra más sensible esa historia de adolescentes turbulentas. Lo de los dientes también. Las otras, quizá no tanto, pero todas me han gustado de una manera o de otra. Me gusta su manera de contar, con esas escenas como trazos sueltos de dibujos sin terminar, me gustan muchísimo la música, la que elige y cómo la usa, me gusta la manera de jugar con el espectador, haciéndote creer que sabes lo que va a pasar y no lo sabes, no lo sabes para nada, porque la mitad de las veces no pasa nada, que es lo más raro que puede pasar en una película comercial.

Y esto me lleva a contar que Sofia Coppola, será una pija tirando para “gauche divine”, pero es una directora comercial y estrenó The Bling Ring en AMC, esa cadena de cines que tiene salas con puertas como pagodas y una barra con palomitas con diez gorrillas atendiendo a la vez. Y la estrenó la misma noche, es decir, compitiendo con Superman Man of Steel y, aunque pierda, que perdió porque no montó la cola que montó el otro, sí que llenó la sala. Sobre todo de niñas que podrían ser las compañeras de clase de Katie Chang o de Emma Watson, que por cierto estudia o estudió en Brown University y que encima esa misma noche tenía otra película en otra sala, This is the End, una comedia que no he visto pero que, como es una comedia, imagino que no tendrá nada que ver con el verso de los Doors. Y que a esas niñas que llenaban la sala seguramente se les habrán pasado por la cabeza cosas mucho menos inocentes que hacerle a Paris Hilton que robarle los tacones.

Esta es la foto de la banda de verdad en la que se basa la película:

Image

Y esta, la del reparto:

Image

La realidad y la ficción tienen como puede verse diferencias étnicas y genéricas muy notables.

Con Paris Hilton y la película, sin embargo, todo es verdad. Ella sale también: ella, su casa y hasta las cosas que le robaron, “just to make us think she is still relevant, but she is not” comentó B al día siguiente. Lo que sí que ha hecho es just proved she an idiot, dejando las llaves de su casa debajo del felpudo y en un llavero de la Torre Eiffel, para que no haya duda. No es la única, ¿será vedad que todos los famosos dejan las ventanas abiertas? ¿Será verdad que no tienen gorilas en el jardín? ¿Ni siquiera perros que ladren decentemente? Yo tengo por lo menos dos amigas que no son ricas pero que igualmente dejan muchas veces la puerta de su apartamento abierta. ¿Será por eso que a los ricos les gusta tanto vivir en este país? ¿Será por eso que se compadecen tanto de sus primos en Lima o en Bogotá, que están en un sinvivir rodeados de verjas electrificadas y sin poder salir del Hummer para ir de compras y con guardaespaldas hasta para las mucamas? Eso me decía en inglés uno que conocí la semana pasada, que sus primos de Perú no le dan ninguna envidia, que es un país peligrosísimo.

Aquí a los ricos, no solo no los secuestran, sino que los protege la justicia razonablemente bien: a los verdaderos miembros del Bling Ring los investigaron y los pillaron; una ha pasado un año de cárcel; otra le ha tenido que pagar medio millón de dólares a Orlando Bloom.

Aquí a los ricos a lo más que llegan es a robarle los tacones… y la bolsa de coca que se han dejado en la guantera del Porsche.

Por cierto, han pillado también hace nada a los que atracaron y atacaron en su casa a Camilo Sesto, ¿es que no va a hacer nadie una película con semejante historia? ¿es que no va a hacer Alex de le Iglesia una película con semejante historia?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: