Caro Emerald y lo auténtico

26 Ene

Carol Emerald es una cantante de Amsterdam a la que escuché hace un par de noches en una sala de Bleecker que se llama Le Poisson Rouge.

Esta es Caro Emerald:

Y esta es la sala

http://www.lepoissonrouge.com/

Caro tiene nombre medio latino, Carolina Esmeralda, y canta con una voz caliente y lisa unas canciones como de los años cuarenta, pero americanas, muy americanas, de big band – aunque ella llevaba solo 7 u 8 músicos y un dj -, la manera de cantar, los arreglos, con mucho viento, excepto por el scratch. Y la puesta en escena, el vestido, verde, como no, con mangas filipinas y boina sobre el moño de lado, y los labios, claro, los labios superrojos. Es más americana que las americanas, y entre el público había turistas de kentucky que así les pareció. También había holandeses un poco borrachos y ruidosos. Los arreglos son modernos – el dj suplanta lo que falta de banda, pero a veces parecía que tenía que ir enseñando lo que sabía hacer con todos los botones que tenía delante, como el director de una big band que le dejara unos segundos a cada solista, pues el le dejaba unos segundos a cada botón.

Caro canta de amores con alegría aunque sean amores de los que matan. Les quita el drama y le pone mucha alegría de vivir, como en mucha de esa música de cuando la Segunda Guerra Mundial. Me acordé de Amy Winehouse o de Duffy que cantaban/cantan soul como si fueran de Detroit o de Harlem, o de Rocío Dúrcal cuando cantaba chancheras como si se acabara de bajar del caballo en el rancho de Sinaloa. O de aquella japonesa que ganó hace mil años el concurso de sevillanas de la Feria de Abril.  Cuando yo era chica, mis padres tenían una disco de una tal Orquesta Yakamoto que hacía un popurrí delirante de unos veinte tangos por cada cara (“Caminito” , “Nostalgia”, “Uno”,  “El día que me quieras” y hasta “La Cumparsita” con letra, qué valientes); de cada tango la primera estrofa, el estribillo y a volar… a mí me encantaba  ese disco de lo indispensable del tango a toda velocidad, me lo sabía de memoria.

Lo auténtico, ¿Qué es lo auténtico? ¿Sabe uno cantar rancheras mejor porque ha nacido en Guadalajara? Es una pregunta tontísima, claro que no, pero peligrosa porque por esa cuesta abajo se llega hasta Disneyland.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: