Only Lovers Left Alive

14 abr

Anoche vie una película muy antigua, aunque la estrenaran hace dos días: se llama Only Lovers Left Alive y es de Jim Jarmush

Imagen

Es de Adán y Eva, que son vampiros y se adoran. También sale Marlow y un zombi y un poeta camarero, Bilal, y una hermana de Eva que se llama Ava. En dos ciudades, Detroit y Tánger.

Es muy antigua porque los hombres son camareros, poetas, músicos o camellos. Las mujeres, son mujeres ,y si apuramos mucho, de las dos que hay, una es esposa y la otra puta. La esposa es una mocita casadera de Jane Austen, es leída, baila y sabe varias lenguas, Le falta bordar. La otra, la hermana, es un putón desorejado y por su culpa se desencadena toda la tragedia. Aquí están las dos:

Imagen

Es antigua también porque mientras de Detroit muestra la grandeza y la tragedia, el club y los edificios abandonados, de Tánger, no saca ni las pateras ni sus marineros.

La película es antigua pero superbonita, la música de espléndida (del propio Jarmuh, que tiene una banda), los actores divinos, y no creo que las películas tengan que instruir ni ser fieles a nada, pero es decepcionante que Jim Jarmush sea capaz de ser moderno para inventarse un Adán músico – de rock a veces clásico, las más psicodélico – pero que el momento de máxima creatividad de Eva sea hacer polos de O negativo, eso, que tiene cierta gracia,  es ser un poco antiguo

Imagen

Es antiguo que veamos las avenidas fantasmales de Detroit pero solo la medina de Tanger, donde se esconde Marlow vampiro, como si fuera Paul Bowles. Es muy antiguo, muy muy antigo.

Pero no voy a ver nada moderno si sigo viendo películas de hombres afligidos de mediana edad.

Por cierto, la vi en el Walter Reade, que es uno de los cines del Lincoln Center, donde ponen unas ciclos de cine fantásticos, entre ellos uno que ha faltado por primera vez este año, Spanish Cinema Now. La vi con el pelo y las zapatillas llenas de pintura blanca, porque vine directamente de echarle una mano a E preparando su exposición. Y ha llegado el buen tiempo.

Kraftwerk

6 abr

En Washington Highs hay un teatro enorme de los años 20, con una entrada con cenefas de elefantes y balcones desde los que saludan estatuas abanderadas. Lo usan para misas, como el cine en los sitios de veraneo, pero a veces hay conciertos, lo que no me deja de resultar un pelín trasgresor, como cuando el LimeLight estaba en una discoteca, o cuando decían que en Albanía en los buenos tiempos estalinistas las iglesias eran canchas de baloncesto. 

Este es la estatua

Image

 

Y estos, los elefantes

Image

En este teatro, que se llama Union Palace, he visto a los Smashing Pumpkins en aquella vuelta gloriosa y brevísima que tuvieron hace dos o tres años, con aquellos conciertos en blanco y en negro. Ahora Billy Corgan es estrella de telerealidad y está muy pasado, me cuentan.

El miércoles vi otras viejas glorias pero estas se conservan muy bien: los cuatro de Kraftwerk, que tienen sesenta y pico de años, llevan dos años de gira con un espectáculo 3D que le viene muy bien a su alma robótica. 

Se ponen los cuatro en fila, delante de sus teclados con unos trajes que parecen comprados en CyberDog. Alguna escasez de pelo, pero la barriga bajo control. Detrás, una pantalla gigante de la que salen cabezas gigantes de androides o satélites con agujas que parece que se te van a meteren un ojo, pero no, poque nos hemos puesto la gafas que te reparten a la entrada. La gente aúlla con la primera protuberancia y con la segunda y con la tercera y luego se va aflojando, porque todas vienen a ser iguales. Las projecciones son belllíisimas, todas en rojo, negro y blanco, excepto la de Tour de France, que llava azul también, Los colores recuerdan esos colores malditos del siglo pasado… y el futurismo y la pristina palabra positivista (Autobanh, Robot, Tour de France, Tour de France) que hace verso y no dice nada y lo dice todo.

A veces hacen el esfuerzo para no ser malinterpretados y en Radioctivity dicen stop radioactivity, que es un mensaje super hippy y que resulta muy fuera de contexto.

La música es la de siempre pero con con la cara lavada con electrónica de computadora, encima del sintetizador. Trans Europe Express aguanta muy bien, otras no no tanto. 

Después de tanta modernidad y tanto minimalismo, la escalera del teatro me devolvió a la realidad con estas flores de plástico,

Image

y enfrente, en Broadway, un Bar Manolo terminó de ponerme los pies en el suelo con unos champis al ajillo y un tercio de Mahou, sí en Broadway, en Broadway con 179.

Al final acabé acordándome de “Comunicando” de Mona Bell (o los Santos)

http://www.youtube.com/watch?v=RtTx2RWOOZ4

 

Cutie and the Boxer

5 mar

Image

Hoy he visto la mitad de un documental que se llama Cutie and the Boxer.La otra mitad la vi la noche antes de los Oscars en esa ansiedad que me entra cada año por ver todas las películas nominadas para ganar la apuesta que hacemos en casa y que total todos los años pierdo y que casi todos loa años gana J. Solo vi la mitad porque me quedé dormida en el sofá. Y fue muy a mi pesar por que la película es preciosa. Hoy ya sabiendo que no había ganado, la terminé de ver: es un poco de la vida de una pareja de artistas en Nueva York que lo tienen crudo para pagar el alquiler aunque exponen y hasta la gente del Guggenheim casi les compra algo. Otra vez salen calles por las que paso y galerías a las que voy, y me llevan dentro de pisos que huelo: salsa de soja y disolvente.

La historia que cuenta es de amor y abuso, de amor y desprecio, de amor y sumisión, de amor y amor. Una lástima. Una verdadera lástima.

Noriko Shinohara dibuja con tinta tradicional su historia tradicional de mujer artista que se casa y se pone a cocinar fideos y a tener hijos y dejar de ser artista hasta que llega un momento en que se acuerda de que puede, ya que es vieja y tiene algo más de tiempo y le prestan menos atención. Con serenidad se lo dice a Ushio, que va a exponer y que sabe que solo la quiere porque la necesita. Te necesito, qué miedo.

Como ella, muchas de mi edad y de la suya hemos tardado muchísimo, una eternidad, en llegar a la conclusión que debía haber sido nuestro punto de partida.

La película, que tiene montones de imágenes bellísimas y emocionantes, termina con una secuencia de Noriko y Ushio en su versión especial de una partida de paint ball. Sobre la que suena la Suite número 1 para chelo de Bach en versión de Yasuaki Shimizu, que no toca el chelo. Menos mal que John Travolta no tuvo que presentarlos.

La música es esta http://www.youtube.com/watch?v=q5bB7s4kBbI

y la imagen esta

Image

Nieve y diamantes

17 feb

El sábado salí en medio de un remolino de viento y nieve, pasé hora y media en el metro, buena parte en el andén de la línea marón que es una línea marrón que pasa cuando quiere y cuando no quiere tampoco, y todo para trasponer a una parte de Brooklyn que está debajo del puente de Williamsburg pero que no es exactamente Williamsburg y que está muy bien y tiene de todo y casa bonitas y bares y hasta su Brooklyn Industries, pero que solo le llega esa línea marrón. Pasaron cuatro trenes en la otra dirección mientras esperaba el mío en una estación con el suelo encharcado y sin ratas, que están congeladas vivas (en París). Esas calles de Brooklyn, que están como todo NY, llenas de nieve gris, y de charcos bajo la nieve gris que acechan mis calcetines y se cuelan por las costuras de mis botas de 20 dólares de los chinos, Y de aceras de nieve blanca amontonada por donde asoman las bolsas de basura sin recoger desde el martes. En fin, que como si entrenara para salto de longitud, llegué desde la parada del metro a “Baby is all right” que, afortunadamente, es un sitio un poco sueco, que tienen de todo, bar, restaurante y club, para que, ya que has llegado ahí, no tengas que salir más que a fumar y ya está, que hace mucho frío. Tiene estas lámparas de cocodrilo que se come un huevo que es una lápara que es un cocodrilo

Imagen

Fui porque tocaba un dúo de Chicago que parece que entre dos no sumaran 40 años (C me corrige, suman 50), que hacen música electrónica y que se llaman Supreme Cuts y que han sacado un disco estupendo que se llama Divine Ectasy. Ni el nombre ni el título del disco es nada original, que parece que los sacaron de bandnamemaker.com. Nada es muy originales, aunque son buenos y tocaron/pincharon muy bien. Pero solo 45 minutos, lo cual puso muy en duda que mereciera la pena el viaje, los pies helados, y los treinta y pico dólares del taxi de vuelta… E dice que, si eran chicos, igual es que no tenían más música que poner.

Esta es la souncloud que tienen: https://soundcloud.com/supremecuts.

La segunda,  “Gone” con Mahaut Modino, es muy chula.

Otra vez son dos tíos detrás de una mesa con ordenadores y batería eléctrica y mil chismes más y a uno de ellos ni siquiera le ves la cara que pone porque comparte estilista con Itt de la Familia Addams.

Imagen

Y por si no te has enterado de lo que va el nombre te lo explican en las proyecciones que pone detrás, un diamante flotando sobre paisajes de Utah y Colorado.

La moda: Brooklyn, y el local de ayer, está lleno de tiillos con el peine perdido y vestidos de leñador, que parece que llegaron de los Apalaches antes de ayer, pero no es verdad, que han nacido aquí o en New Jersey o en Flushing y no han visto una sierra ni un tocón más que en el parque. Y es que todo vuelve a los 25 años y ahora toca que vuelvan los peludos y las camisas de franela del estado de Washington. Estos niños americanos se visten de americanos para parecer americanos, en una ciudad en la que lo moderno es beber cerveza en botes de mermelada, reivindicar el terruño y vestirse de lo tuyo. Esta es la primera foto que sale en Google si pones Hipster Brooklyn Images

 Imagen

Leñadores de Brooklyn, mercados de granjeros en Broadway y delis de comida orgánica en el Village, que si no no hay quien respire con tanto humo.

Itt decía que debajo de los pelos había raíces.

Un par de cosas que pensé anoche en el SRB escuchando a John Talabot

8 feb


srbbrooklyn

John Talabot es un dj de Barcelona que anoche se puso tres horas en la mesa del SRB de Brooklyn y le pasó algo que no creo que olvide jamás: en mitad de la sesión le salto la alarma de incendios. Tuvo que parar y tardaron dos o tres minutos en apagarla. La verdad es que fue providencial porque haste ese momento parecía más procupado de los platos y los botones que de lo que salía de ellos. Pero a partir de la alarma, todo fluyó y tuvo muchos momentos geniales.

Este es John Talabot, que no se llama así, se puso el nombre de su cole

jonh talabot

Fin es el último disco que ha hecho y es una verdadera delicia. Pero casi no usó nada de su disco, solo citas, sutilisimas que reconcí porque soy fan.

FinJohn Talabot

1. Si algún día los catalanes consiguen independizarse de España, yo me quiero quedar con ellos para quedarme del lado de Xavi Hernández. Porque si no soy del país de Xavi Hernández, no quiero ser de ningún país, no por Xavi Hernandez, sino por el país, que es un concepto que me parece tan tonto tan tonto que solo me lo creo cada dos años en junio. Me imagino que lo pensé porque John Talabot es catalán.

2. Cuando sonó la alarma me acordé de la primera vez que yo di una conferencia y se me durmió el técnico que tenía que ir poniendo les vídeos.

No escribo más (ni he escrito en estos dos meses) porque tengo codo de tenista.

Película y nieve

15 dic

Inside Llewyn Davis

Me encanta ver películas de Nueva York y darle un codazo al vecino de butaca cada vez que reconozco una esquina. La última de los Cohen dejó macerado el costillar de mi acompañante.

Se llama Inside Llewyn Davis y es la historia de un capullo integral que canta folk en los sesenta y al que persigue su mala conciencia en forma de gato. Sale el Gaslight Café, un local de música en vivo en el Village que fue famoso porque parece que allí empezó Bob Dylan. Ahora hay otro Gaslight en el Meatpacking pero es una pizzería.

La película es agria, más que trágica, y sarcástica más que cómica, como el protagonista, que no tiene éxito porque no se puede cantar folk con un espíritu tan poco navideño. Me rei cuando me dieron en donde más duele: hay un par de escenas de profesores de Columbia con piso y gato que están clavados, todas las paredes de libros y remates de escayola y máscaras africanas y litografías de paloma de Picasso de colorines y parejas interraciales con las canas sin teñir bebiendo vino y el gato pisoteando las mesa del comedor.

Este es el protagonista con el gato en el metro:

Llewyn Davis con el gato

La vi en el Bowtie Cinema, antes Chealse Clearview, que es un cine algo ajado de salas amplias, butacas que se retrepan y buen sonido. es donode ponen el Rocky Horror Picture Show a las doce de la noche, de vez en cuando y la gente baila y canta a coro con la película y con actores que se disfrazan de los personajes y bailan y cantan delante de la pantalla, y todos se saben las letras y hace nosecuantos años que van. Una vez me encontré con una Magenta y un Rocky comiendose un bocata en la moqueta del pasillo de los servicios.

Es la segunda película de nostalgia de bares que veo últimamente. La otra era CBGB, tal cual el nombre del local de los setenta del East Village. En esta más que jugar a reconocer la estación de metro, a reconocer los que van subiendo al escenario: Television, Blondie, otra vez Bob Dylan, Patti Smith, Talking Heads, Iggy Pop.En aqué tiempo yo estaba convencida de que Iggy Pop era un alter ego de David Bowie. No había internet.

CBGB movie

También me reconocí, sino en Nueva York, sí en Londres: más en la música y en la ropa, pero más wannabe en la actitud. Pero debo tener el corazón de piedra porque no me dio ninguna nostalgia, solo me molestó pensar cómo era posible hacer una película tan poco interesante con una historia tan interesante.

Después en la calle nevaba y en el metro ya era Navidad.

Imagen

Imagen

Who took the Bomp from the Bompalompalomp? What´s your take on Hanna?

7 dic

Hace unos días estrenaron en el IFC, mi segundo cine favorito de NY, un documental maravillosos sobre Kathleen Hanna. de Sini Anderson.

Imagen

Se llama The Punk Singer, pero debería llamarse The Feminist Singer y cuenta cómo un niña de un pueblo del Estado de Washington, primero en versos y después en canciones, se llamó puta a sí misma puso la palabra cunt en un estribillo: We´re Bikini Kill and we want the revolution Girl-style now. Ella y sus tres colegas colegas, cuando tocaban por 1990,  echaban a los tios de delante del escenario para dejar espacio a las chicas que querían bailar sin que las sobaran al calor de la achuchaera. No es la primera, ni la única pero igual si es de las que mejor lo han hecho y con plena conciencia, con todo la teoría y toda la cabeza bien clara.

Luego Le Tigre,

Imagen

Luego Julie Ruin

Imagen

Luego la enfermedad de Lyme, y lo que tardaron de dignosticársela, que una mujer con dolores indeterminados para buena parte de la profesión médica, con honrosas excepciones, es antes que nada una histérica o una drogadicta. Me la sé  bien esa historia.

Y ahora THE Julie Ruin

Imagen

El documental es emocionante, tierno, duro. Ella salió al final a responder preguntas del público y C decía que le quería abrazar.

Ya la abraza Adroc, de los Beastie Boys con una complicidad intelectual que emociona como la peor comedia romántica.

Yo no fui feminista a los 20 por miedo a ser fea. Ahora que soy fea, ya puedo decir alto y claro que soy feminista, y puta y he abortado. Y no hablo de la música porque en realidad no me gusta tanto. Me gusta ella.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 48 seguidores

%d personas les gusta esto: